Si tratas a una persona como es, permanecerá como es, pero si la tratas como lo que debe y puede ser, se convertirá en lo que debe y puede ser . Me gustó esta frase de Von Goethe…

Hablamos mucho de lo que debemos hacer para aumentar la autoestima de las personas, particularmente de los/as niños/as. A mí me parece más sencillo identificar lo que padres, madres, educadores/as, profesores/as,… hacemos ( muchas veces sin darnos cuenta ) para deteriorarla. Por ejemplo:

  • Atender sólo a lo negativo : Podemos caer en fijarnos en los errores, las carencias,… más que en lo positivo y en las fortalezas, no necesariamente porque sean más frecuentes o importantes, sino  quizá porque nos preocupan más, nos dan más miedo. Si aprendemos de nuestro entorno que sólo lo negativo es importante, no intentaremos desarrollar y sacar partido a lo positivo porque sentimos que no vale la pena.
  • Comparar : Es fácil tener referentes positivos y negativos, y tratar al primero de ellos como modelo de conducta. Sin embargo es tan injusto para unos como para otros, ya que nadie es globalmente “válido” o “inválido”, todos tenemos puntos fuertes y débiles y somos cualitativamente distintos/as.

  • No poner límites : Los límites conducen a la autorregulación y a la discplina y elementos como éstos son que hacen que terminemos los proyectos y tareas que comenzamos
  • No dejarles hablar : Hay que dejar que las personas se expresen, siempre y cuando sea en la situación apropiada,y si no es así, indicarles cuándo. Cuando las personas no nos escuchan aprendemos que lo que pensamos o sentimos no debe ser tan importante…

  • Etiquetar : No somos “vagos/as”, ni “tontos/as”, ni “tímidos/as”,… somos bastante más que eso. Si bien podemos contar con dificultades y rasgos específicos.
  • Valorar resultados y no esfuerzo : Éste puede ser un tema espinoso: nos hemos acostumbrado a medir con números el esfuerzo. Porque nos encantan los números. Nos hemos acostumbrado a premiar  las notas que obtenemos, no cuánto estudiamos ni nos esforzamos. El riesgo es que los niños/as estudien no para aprender sino para aprobar. En lugar de reforzar el fortalecimiento de un hábito de trabajo y estudio.

Si nos fijamos son las tendencias que solemos mantener de adultos cuando estamos ansiosos/as o deprimidos/as : nos comparamos con los demás, nos etiquetamos de forma global ( soy torpe, incapaz,…), no soportamos cometer errores o fallar en algo, no no sentimos capaces de mantener la autodisciplina y finalizar los proyectos que comenzamos …

Existen edades y etapas clave en las que se forma el autoconcepto y se cristalizan actitudes hacia uno/a mismo/a. Los mensajes negativos del adulto referente hacia el niño/a se convierten en el futuro diálogo interior de éste.

No podemos hacernos totalmente responsables del futuro de otras personas, pero creo que vale la pena tomar conciencia de nuestras actitudes y de cómo resuenan en los demás. Al final, aprendemos lo que somos.

Recientemente visitamos una exposición en Centro Atlántico de Arte Moderno de Las Palmas (CAAM). A veces reconozco que hay cosas que me apetecen más, pero la sensación de descubrimiento y de profundidad con la que sales de allí, merece la pena.

Hay obras de arte que no están hechas para ser entendidas, sino para ser sentidas. El arte, como la belleza, no existe por sí mismo, sino que lo crea la persona que lo observa. Y según en qué momento de su vida, bajo que emoción, o expectativa, … obtendrá una percepción u otra. Ésa es la magia del arte. Y cuanto más abstracto, mejor.

Es verdad que requiere un poquito de esfuerzo,  superar la pereza de buscar un significado, entre tanta información obvia que nos rodea.

Y no se trata de ser capaz o de “entender de”. No es necesario. De hecho, todos tenemos derecho a disfrutar del arte. Y es sano que los/as niños/as crezcan aprendiendo a valorar el arte,  y que ellos/as mismos/as se sientan  con seguridad para atreverse a crear.

Dedicar tiempo al arte no sólo es una señal de respeto por los artistas, también es bueno para quienes participan de él. Observar, tocar, degustar, experimentar el arte en definitiva nos ayuda a abrir la mente, superar los prejuicios, conectar de forma más emocional con la realidad y sobre todo muchas veces ayuda a comprender la realidad de otros. Sobre todo cuando hablamos del arte en su vertiente más comprometida.

Por otro lado, Juan Francisco González Díaz, psicoanalista y poeta, me dijo una vez yendo en el coche que todas las personas necesitan  algún tipo de expresión artística, ( ya sea pintar, bailar, cocinar, escribir, diseñar,… ). Para canalizar sus emociones, para comunicarse, para sentirse con el poder de quizá remover algo dentro de los demás.

Yo soy de escribir, prosa y poesía, y desde hace unos años también le doy al teatro.

Cuando hice con él un taller de Poesía, me dijo: “ si para ti lo que has escrito es Poesía, lo es”. No hay nada más que discutir, el autor aporta el estatus. Y luego que digan los demás si están dispuestos a invertir dinero en adquirirlo o tiempo en contemplarlo.

Les animo a que busquen su propio arte. No por dinero, ni por fama, ni por curriculum. Sólo por alimentar el alma.

 

 

“…En el futuro, la definición del analfabetismo no será la incapacidad de leer, sino l a incapacidad de aprender, desaprender y volver a aprender (Alvin Toffler, escritor)”.

En efecto, hace poco me di cuenta de nuevo de que  casi cualquier cosa que sepas puede dejar de serte útil en un momento, y hay que sustituirla por otra idea, otro conocimiento, otra meta  u otro patrón de comportamiento.lavadora

Estamos programados para responder de forma automática y esos “programas”, como los de la lavadora, se activan instantáneamente. Nadie recuerda cuándo empezó a llorar cuando le insultaban o a dar la hora si se la piden, ¿cómo lo aprendió? En algún momento se creó una relación entre ambos elementos ;todo es una cuestión de condicionamiento.

Pero un día puedo despertarme en un país donde pedir la hora significa significa que tengo que salir corriendo, y tendré que enseñarle a mi cerebro a reprogramar esa respuesta, porque ya no me vale. Y entonces soy yo quien tiene que cambiar, porque voy en discordancia con el entorno.

Llegados a adultos podemos decidir qué creer y qué no, y pienso que a veces nos da miedo, porque en el fondo es más fácil que nos den la respuesta correcta y así no tener que comprometernos ni tomar decisiones. Ahora tú tienes el poder qué debes hacer, qué no, qué te/nos conviene, … y cómo hacer felices a los/as demás.

Una manera es cuestionar lo que hacemos, estableciendo un diálogo amable con nosotros mismos, sin juzgarnos, sólo para reconocer con honestidad qué motiva realmente las cosas que hacemos, a quién/qué estamos haciendo caso. Sin llegar a la obsesión, por favor, que hay que mantener un buen equilibrio entre la atención que le prestamos al mundo interno y al externo.

Aprender el “arte” de desaprender puede ser un proceso doloroso, porque por el camino se derriban muchos mitos y nos sentimos solos/as. Nos desconcertamos, nos desequilibramos temporalmente,…. Lo normal es sentir miedo al vacío. Lo importante es que ahora tú eliges con qué llenarlo.

Dice una compañera que sabe de esto que “uno/a enseña lo que necesita aprender”.

Parece paradójico, pero nada más lejos de la verdad : creo que la mejor manera de aprender algo es enseñarlo.

Cuando tienes que explicar algo a otra persona , no te queda más remedio que asegurarte de que tú mismo/a lo comprendes bien.maps

Si tienes que explicarme cómo se llega a un sitio, posiblemente  buscarás en Internet la ruta y luego añadirás tus propias referencias ( una rotonda, un bar que está enfrente, un puente,..) para orientarte y para  explicarme , porque sabes que complementan la información.

Según las teorías cognitivas del Aprendizaje, el conocimiento que se asimila a largo plazo es aquél que se elabora, se relaciona con otros conceptos y adquiere un sentido para nosotros/as.

Y todo este proceso es el que tiene que ocurrir cuando instruimos a otros/as. Los temas que mejor recordamos al estudiar  son aquellos que hemos tenido que explicar a los compañeros como trabajo de clase ; no es que el /la profesor /a fuera un vago ( que también puede ser) sino que conocía esto.

Yo me he dado cuenta de que cada vez que explicamos o compartimos  una idea concreta, descubrimos algo nuevo de ésta.

Bien porque el aprendizaje se construye de forma social, en interacción con otras mentes pensantes, o porque cuando vuelves a explicar lo mismo en momentos diferentes posiblemente tú también has cambiado y has aprendido algo nuevo.

En fin, que enseñar y aprender pueden ser caras de un misma moneda. Y recordar esto es lo que puede aportar humildad a los que enseñan y confianza a los que aprenden.

Hay una fina barrera entre garantizar la seguridad, proteger, y limitar  la autonomía de cada persona, la capacidad de decidir por sí misma.

La percepción de capacidad que tenemos sobre los demás no coincide siempre con la que ellos/as tienen sobre sí mismos. Nosotros/as les protection-442907_640vemos a través del filtro del miedo ; tememos  que alguien que queremos se haga daño por equivocarse o atreverse demasiado . Nos asustamos tanto,, que sobreestimamos la probabilidad de que algo así ocurra. Y pensamos que mejor pasarse que quedarnos cortos.

Madurar significa que a medida que nos sentimos preparados/as para asumir autonomía, dejamos de necesitar vigilancia. No necesitamos que nadie nos sujete para no caernos.

Las familias pueden ser sobreprotectoras, pero la cultura proteccionista también trasciende a los estados. Sobre todo después de épocas de muchas carencias, se esfuerzan en garantizar las condiciones mínimas para todas las personas (especialmente las más vulnerables) , independientemente de los recursos de cada uno/a.

El problema es que esta protección también implica un control, ya que para que yo te ofrezca, tú tienes que seguir mis normas.

El valor como siempre, está en el equilibrio. Y en observar nuestros propios miedos y necesidades y contrastarlos con la realidad.

 

 

 

Hace poco hablaba con unas compañeras sobre un colegio que está ofreciendo clases de cocina para niños de preescolar. Parece que los niños aprenden rápidamente no sólo recetas de cocina ( lo cual ya tiene un valor muy importante) sino conceptos de física, al comprobar cómo la materia cambia de estado por la acción de la temperatura, relaciones de cantidad (variando las proporciones para conseguir diferentes resultados de espesor ) e incluso habilidades para resolver problemas prácticos,cuando se enfrentan a un  plato que ha quedado soso o se ha quemado.

Todo esto me hace recordar lo importante que es la experiencia directa con la realidad para nuestro propio aprendizaje. Estarán de acuerdo conmigo en que las lecciones que difícilmente se olvidan son aquellas que hemos aprendido o sufrido en nuestras carnes , lo que hemos experimentado por nosotros mismos con el efecto de la práctica o de una observación muy de cerca.cocinar

De esto se trata el Aprendizaje por Descubrimiento , formulado teóricamente en su momento por el psicólogo Brunet : preparamos el terreno para que quien experimenta fabrique su propio aprendizaje. Cuando aprendemos de esta manera no sólo recordamos durante más tiempo y entendemos mejor lo aprendido , sino que será más fácil generalizar el conocimiento a nuevas situaciones y estimulamos mejor el desarrollo cognitivo.

¿ Quieren ejemplos? Pregúntense:

– Cuándo no volverá un niño a jugar con chinchetas? A la enésima vez que le advertimos o cuando siente un ( leve ) pinchazo?

– Cuándo entendemos de verdad la forma en que se siente alguien? ¿ Cuando te dicen ” estoy enfadado/a” o cuando te preguntan cómo te sentirías tú si….”

– Recuerdas cómo aprendiste que los chinos tienen los ojos rasgados? Te dieron explícitamente esa información o los fuiste diferenciando de otros personajes que son no- chinos con los ojos no-rasgados ? Nosotros/as  solitos/as extraemos características comunes entre elementos y así formamos conceptos ( chino) y sistemas de clasificaciones ( nacionalidad) .

También es más costoso  el aprendizaje por Descubrimiento frente a asimilar directamente , porque hay que esforzarse, pensar , somos activos aprendiendo . Para los que enseñan también requiere más paciencia , creatividad  y capacidad para adaptarse .

Ahora pienso que no sólo en los contextos educativos , sino también fuera, podemos encontrarnos muchas oportunidades para descubrir y aprender de forma autónoma. Para esto hay que preguntar y preguntarse  mucho, perder el miedo al error y practicar lo que sabemos en situaciones diferentes a ver qué es lo que cambia . Y esto no sólo para los/as  niños/as, porque realmente  todos seguimos en edad de aprender. 

 

El ciberbullying es el uso de los medios telemáticos (Internet, telefonía móvil y videojuegos online principalmente) para ejercer el acoso psicológico entre iguales.

En esta entrevista la compañera Inmaculada nos da las claves principales para detectar un posible caso de ciberbulling y para actuar ante esta situación:

Inma Ponce – 20-02-2014

 

 

Recientemente y en medio de la algarabía navideña se encendía a mi alrededor un debate jugoso para hacer ver las aparentes  incoherencias, contradicciones , que podemos ver en las actitudes de las personas.569px-South-african-school-children

¿Por qué quien defiende la educación pública pone a sus hijos en colegios privados? El primer impulso de todos fue resaltar la ” contradicción” , sin embargo y tras reflexionar un poco me pregunto : ¿A qué nos referimos con defender la educación pública : a animar a las demás personas que matriculen a sus hijos en colegios públicos porque pensamos que es la mejor opción o a reivindicar precisamente que se mejore su calidad? A mi ver, en el primer caso habría una contradicción , que podría incluso resultar molesta, pero en  el segundo no, porque el comportamiento es el resultado de una valoración negativa de la realidad. Y todos queremos lo mejor para los nuestros.

Para identificar las contradicciones de las personas entre lo que dicen y lo que hacen primero necesitamos aclarar cuál es su mensaje exactamente, qué es lo que quieren decir . No podemos relacionar ideas si antes no están bien comunicadas o entendidas. Estamos acostumbrándonos a dejarnos llevar por muchos prejuicios  e impulsos y nos cuesta escuchar.

Aún más , ¿quiénes somos para juzgar el comportamiento contradictorio de los demás? El ser humano es contradictorio por naturaleza ( de hecho el mundo en el que vivimos lo es ). Y si no piensen : ¿todo mi comportamiento es coherente con lo que pienso, con mis valores, y aún más con lo que digo a los demás?

Yo me quedo con las buenas intenciones, que tal como está el panorama, es bastante.

Yo nunca he tenido un perro, una mascota. No he desarrollado ese vínculo de cariño y convivencia.bebe-y-perro-baby-and-dog--s

Realmente nunca me llamó la atención demasiado, no se lo pedí a mis padres , ni nada de eso. De pequeña me parecía una responsabilidad innecesaria.

Sin embargo con el tiempo, me estoy dando cuenta de hasta qué punto podemos conectar emocionalmente con un animal, del valor de su compartir con ellos . Dicen que se puede querer más a un animal que a una persona, que son los más leales. Yo por lo que he observado en los amigos que sí los tienen creo que es un cariño diferente, muy particular, muy puro, desinteresado y sincero.No podemos negar que los animales no tienen expectativas, no imaginan, no le dan vueltas a las cosas, tienen un lenguaje más claro, sin  sutilezas … son pura emoción e instinto.Reconocen y piden lo que necesitan, aceptan las cosas tal cual son, sus miedos sólo obedecen a peligros que ven.

De hecho se están llevando a cabo proyectos con la colaboración de “perros terapeuta”, como en el caso de un equipo de Asturias.  Para  las personas que han sido agredidas por otras personas es más fácil confiar en un animal que en otro humano. Así, mujeres víctimas de malos tratos, niños/as  con problemas escolares, y pacientes de cáncer mejoran su estado psicológico e incorporan elementos relajantes y lúdicos en su vida .

Aquí pueden leer un poquito más sobre este interesante proyecto:

http://www.eldiario.es/inspira/Inspira-psicologia_6_134446583.html

 

Recientemente le sugerí a una persona que se ha quedado sola acoger a un animal del albergue municipal. No sólo para que le llene un poquito más la casa y para que se cuiden mutuamente , sino también para tener a alguien que le recuerde el afecto auténtico e incondicional.

Hace unos días dirigía  un ejercicio con un grupo de personas  que siemrpe me ha resultado bastante interesante : cada uno de ellos se colocaba en la frente con una cinta un cartel que le asignaba una característica o un rol ( DIRECTOR/A, CARADURA, GRACIOSO/A,IGNORANTE, PELIGROSO/A, “??? “). Cada persona era incapaz de ver el contenido de su propio cartel, pero podía ver claramente el de los demás.ajedrez

Se les proponía que hablaran durante cinco o diez minutos de un tema que todos conocieran y al final de la conversación se comprobaba si eran capaces de deducir cada uno de ellos el cartel que llevaba colocado. Aunque unos con más dificultad que otros, todas las personas se aproximaron al “personaje” que sin querer habían interpretado.

Es decir: según cómo observo que me tratan los demás, puedo identificar cuál es mi papel o quién soy dentro mi entorno… al margen de rasgos de personalidad, las actitudes de las personas y su autoimagen se va configurando siempre a partir de cómo interacciona y de lo que observa a su alrededor, sobre todo lo que observa de los demás hacia él /ella.

Si a un niño o a una niña desde que nace lo tratamos por ejemplo como di fuera muy hábil para el ajedrez, independientemente de sus resultados en el juego , es posible que se convierta en un gran ajedrecista, porque confiando en que tiene capacidades para ello se esforzará más en practicar y le gustará más este juego porque sabe que es bueno en ello, sobretodo a determinadas edades en que los niños tienden a repetir juegos y comportamientos sobreaprendidos porque les  gusta comprobar su éxito y sentirse ganadores o superiores  a otros. Y puede ocurrir también al revés. Es la profecía autocumpida.

 

Miren a su alrededor. Y luego mírense ustedes. ¿Qué parte de mi soy yo realmente y qué parte es un reflejo de lo que los demás ven en mi? A veces no es tan fácil de diferenciar.