El 2014 se ha quedado viejo, teníamos que reciclarlo o buscar un año nuevo. Por eso vamos a empezar el 2015 . Y eso está bien.pajarita

Los años nuevos, igual que la ropa nueva que acabamos de comprar , están planchaditos, huelen a nuevo y quedan impecables. Luego con el uso, bueno la cosa cambia. También depende de cómo los cuides…

Parece que tenemos prisa por empezar el año nuevo , y desechar el anterior. Poca gente dice: “qué pena que empiece un año nuevo, me gustaba éste… ” No, todos estamos cansados y queremos cambiar. Además nos gusta “etiquetar ” el año : éste año ha sido triste, feo, intenso,… Señores/as,¿ con la cantidad de días que tiene un año, es posible que todos sean iguales?

Pero luego cuando nos damos cuenta de cómo pasa el tiempo ,  siempre hay alguien que piensa : si pudiera volver atrás…

En efecto, las personas somos contradictorias. Si eres de los/as que se cambia de año, ten en cuenta estos detalles:

  1. Los problemas y las dificultades, así como las fortalezas que tenemos , no cambian con el año. A lo mejor no es el año el que tiene que cambiar , igual eres quien tiene que hacer cambios.

  2. Al igual que las personas no son torpes o brillantes, sino que tienen determinadas dificultades en determinadas áreas o hemos visto que  han éxito en determinados proyectos , los años no se pueden valorar de forma tan global : seguramente has tenido momentos muy duros pero también otros muy felices, no dejes que el recuerdo de este año se tiña sólo de lo negativo.

  3. Siguiendo con el punto anterior, para que el 2015 lo valores de forma más realista cuando acabe ( que también acabará), puede ayudarte llevar un diario o unas notas aunque sean muy generales , de las cosas que vas haciendo y que te van ocurriendo. Así la memoria no te va a sabotear tanto.

  4. Si no cumpliste tus propósitos para este año, quizá no eran los adecuados para ti.. revisa cuáles puedes cambiar y a ver qué pasa…

  5. Incluye como otro buen propósito leer todas las semanas Hablando D-Espacio. Seguro que mejora tu vida… :O .   O al menos te entretienes un rato.

En cualquier caso, disfruten. Porque es una noche especial, y eso no nos lo quita nadie. Ni lo bailao tampoco 🙂

Y muchas muchas gracias a todas las personas que en 2014 ( e incluso antes) han leído ,  comentado y compartido este blog y a las que lo harán en 2015.  Que gracias a eso sigue vivo .

 

 

 

 

Se acaba el año y en muchas empresas o instituciones nos proponemos  hacer balance. Generalmente revisamos los  gastos frente a los

balanzabeneficios o ingresos para conocer si la empresa o proyecto de la que nos ocupamos nos compensa, si tiene salida como para mantenerla otro año más. Entonces pensamos en términos económicos, por ejemplo en euros.

Pero y si lo evaluamos según lo  emocional, es decir, ¿ toda la energía , sacrificios ,… que me supone este proyecto me compensa con respecto a lo satisfacción que obtengo, lo que me he desarrollado y lo que he aportado al mundo este año? Si quieres responder a este pregunta puedes ayudarte de esta sencilla herramienta o “juego” que he desarrollado para que calcules tu Balance Emocional :

http://psicologotelde.com/balance-emocional

 

Si quieres , comparte con nosotros tu resultado .

Feliz balance y próspero año nuevo!

 

 

Este año no me está pasando tanto, pero recuerdo que el año pasado para estas fechas me llamó una persona que necesitaba según ella atención psicológica urgente . Cuando le propuse como fecha un día de Diciembre, me dijo que mejor cuando pasaran estas fechas , que tenía mucho ajetreo con las compras-comidas-galas escolares navideñas…arbol na

¿Cuál era su concepto de “urgencia”? Profundizando más aún : tengo la percepción de que en determinadas épocas del año o eventos especiales : Agosto ( vacaciones ) , Diciembre ( Navidad), verano de 2010 ( Mundial de Fútbol en el que finalmente ganó España), parece como si todo lo demás se detuviera y los rituales y costumbres de esas fechas determinaran las prioridades, incluso por encima de nuestras propias necesidades

.Tendemos a prestar menos atención  a nuestras  dificultades, e incluso responsabilidades , y parece justificado… porque parece que ahora no es el momento, que “no pega”.Incluso se espera de  organismos oficiales y no oficiales que sean menos productivos o que su ritmo de trabajo se ralentice ( ahora no te van a contestar , espera a que pasen las fiestas… ) Y Festivos oficialmente sólo hay dos días.

Es posible que para nuestro cerebro, a veces cansado , sea muy tentador cambiar el foco de atención hacia algo más banal y agradable  , o que nuestro comportamiento una vez más sea resultado de asociaciones ( Agosto = sólo vacaciones , Navidad = sólo familia y comidas ,..)  que a fuerza de repetirse nos programan automáticamente.

¿ Qué ocurre en aquellos países en los que no se celebra la Navidad porque no son católicos? No tienen esta “excusa”. Bueno quizá tengan otras…

En Navidad, como muchas personas, yo seguiré con mis mismas tareas. Eso sí, la flor de Pascua y el arbolito sólo en esta época del año 🙂

 

 

 

Contamos con la Navidad como una época mayormente para reunir a la familia. Por eso , cuando no es posible reunirlos a todos, porque están geográficamente muy lejos o porque ya no están, es común que se genere un vacío en la casa.

Hay personas o familias que a raíz de estas situaciones aprenden a odiar estas fechas porque les recuerdan lo que han perdido. O esperan que pasen rápido , muy rápido, como cuando te arrancas una tirita.cena

Hay personas o familias que se llenan de tristeza y a las que les cuesta un gran esfuerzo comprar y abrir regalos.

A medida que crecemos vamos acumulando pérdidas y duelos, forma parte de la propia vida . No  podemos estar peleados/as continuamente con la muerte, eso agota mucho.

Se puede vivir una Navidad sin sufrimiento. Cuando pierdes a alguien que quieres las Navidades no pueden ya ser iguales , claro que no  … sólo son simplemente diferentes.

A medida que pasa el tiempo , vivimos la Navidad, al igual que la Vida, de forma diferente. Pero no es el paso del tiempo, sino lo que hacemos en ese tiempo lo que nos ayuda a avanzar.

Sólo pensemos en cómo vivimos nuestras sillas vacías:

– Necesitamos sentir la presencia de la persona que “falta”. Visibilizarla, hablar de él/ella, simbolizarla. Ayuda ver fotos, escuchar alguna canción que nos traiga recuerdos, o cocinar algo que le gustaba.

– A la larga no ayuda tratar el tema como un tabú, no hablar de quien ya no está o de las circunstancias. No por evitar que surjan  las emociones , si aparecen , las dejamos brotar como expresión sana de nuestra vivencia.

– No hay que dejar que la responsabilidad de los preparativos, cenas , etc recaigan sobre la/s misma/s  persona/s , conviene repartir las tareas de manera  que además de evitar el estrés sintamos que  hacemos algo en colaboración.

– Es posible que el duelo esté resultando demasiado doloroso o desgastador para la familia o para miembros de ella y puede ser el momento de incorporar un apoyo profesional para facilitar el proceso.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ayer tuve la oportunidad de escuchar , en  las jornadas de Desarrollo Local del Ayuntamiento de Santa  Lucía, al presidente de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos de Las Palmas (UPA). Entre los obstáculos actuales que frenan el desarrollo de la agricultura y ganadería de pequeña explotación en Canarias, están las tendencias de consumo actuales.tomates

Parece que no podemos controlar los movimientos de la economía o del empleo a nuestro alrededor. Sin embargo nada seguiría en la misma dirección si no compráramos y consumiéramos exactamente como lo hacemos ahora. Si algo se vende, es porque alguien lo compra, o sea que como consumidores algo sí podemos controlar. Y es que pocos roles dentro de la sociedad son tan generales como el consumidores /as ; en mayor o menor medida todos consumimos , compramos, comemos, usamos. Y elegimos.  Por tanto tenemos una responsabilidad.

Somos parte de una cadena. Podemos elegir consumir productos ( véase mermeladas, tomates ,o  zapatos) de calidad incierta fabricados no-sabemos-dónde ( o sí, pero aquí no). Y muchos , porque son baratos , aunque enriquezcan a multinacionales que ponen sus propias normas. O podemos invertir un euro más no sólo en adquirir productos de mejor calidad,  sino también en contribuir al desarrollo económico y al empleo de nuestra propia comunidad. Egoístamente, antes o después si las personas de mi comunidad tienen mayor poder adquisitivo, digo yo que estarán en mayor disposición para invertir en los servicios que yo ofrezco… Al mismo tiempo que yo también podré invertir más … y así cerramos la cadena.

Ser agentes o protagonistas del cambio empieza por creérnoslo nosotros/as  mismos/as. Evidentemente somos libres de consumir lo que y donde queremos , y sabemos que hoy día la situación económica aprieta, pero que seamos conscientes de ello y de sus consecuencias.