Dosis Diarias , de Alberto Montt ( 22/08/203)

Dosis Diarias , de Alberto Montt ( 22/08/203)

 

 

Podemos  hacer lo que queramos con las cosas que no dicen o que observamos : recibirlas con pasión, guardarlas por si en un futuro pueden sernos útiles o transformarlas en algo totalmente diferente.

Una frase o un acontecimiento no nos afecta directamente , antes hay una interpretación, un proceso mental del que muchas veces no somos conscientes porque es automático, y es el que determina cómo vamos a responder.

De este modo, según qué actitud elijamos podemos vivir   una crítica o un ataque  ( estás más gordo/a) como una situación desagradable o transformarla en una oportunidad para de (  he decidido ampliar mi radio de influencia)  si nos lo tomamos con humor y sin complejos. Del mismo modo que Darth Chispita  transforma una espada láser en un simpático juguete…

Al final, tú decides .

cliente-eresmasEl otro día mi sobrina me envía un correo con la siguiente reflexión, que no he podido más que compartir :

¡Tú eres más! Eres MÁS de lo que aparentemente muestras, sea real o no. Pero también eres MÁS que aquello que no muestras por miedo o timidez. Eres mucho MÁS que aquellas esperas interminables que luego acabaron en nada, o que aquellas risas que creíamos que nos iban a romper en dos. Eres MÁS que aquellos momentos de incertidumbre o duda, o que aquellos que creemos que nunca llegaremos a superar. Eres más que aquellos secretos que te hacen único y diferente al resto. Eres MÁS que aquellos viajes que siempre quisiste hacer y nunca pudiste. Recuerda que siempre serás MÁS que aquello que siempre quisiste ser pero nunca lo fuiste. Pero también eres MÁS que aquellas primeras palabras que te hicieron temblar como un niño. Sin duda eres MÁS que esa sonrisa, beso o mirada que nunca olvidarás. Y que esas horas dedicadas exclusivamente a sorprender a alguien  especial. Pero también eres MÁS  que aquello que dicen que eres. Eres más que aquello que esperan que seas. Eres MÁS que todas aquellas intenciones que se quedaron por el camino. Y que todas aquellas que, por fin un día, lograste conseguir. Y por supuesto, eres MÁS  que aquellos que piensan que no eres lo suficientemente bueno para algo. ¡Demuéstrate Lo Contrario!

Pues sí, somos Más de lo que nosotros mismos pensamos,  y por supuesto, somos más de lo que los demás piensan de nosotros.

Hacía muchos años aque no entraba a aquella casa. En cuanto puso dentro un pie, el olor a madera , humedad e incienso le transportó rápidamente a su infancia…

Éste podría ser fragmento típico de una novela. Pero también describe una situación muy habitual. Los recuerdos que se basan en olores o sabores ( los sentidos además más ignorados en nuestra socieddad moderna) son los que aparecen más rápido, y están relacionados más directamente con una emoción.

La persona que entró en aquella casa no sólo recordó su infancia , es que probablemente en ese instante volvió a sentirse como un niño/a… goma

Si nos llega un olor con algo asociado en nuestra mente que echamos de menos sentimos nostalgia, si es algo asociado con niños o con nuestra infancia ( como me pasa a mí con el olor a gomas de borrar) sentimos ternura. Si un olor conecta con un momento en el que nos sentimos en peligro, puede despertarnos cierta inquietud. El olfato está muy conectado con las emociones : el olfato está conectado directamente con la  amígdala (cuyo papel principal es el procesamiento y almacenamiento de reacciones emocionales ) y con el hipocampo (del que depende, en gran medida, la capacidad para retener y evocar  recuerdos de situaciones concretas ).

Los olores también pueden influir sobre el estado de ánimo: aquellos que nos resultan agradables nos hacen sentir bien y los olores desagradables generalmente nos ponen de mal humor.

Algo parecido ocurre con los sabores aunque parece que hay menos investigación sobre la memoria gustativa. En cualquier caso , para mí que no es casualidad que seamos capaces de reconocer el sabor de la comida que nos preparaban en casa entre muchos sabores posibles, y a lo largo del tiempo.

Puede ser muy interesante seguir la pista de un olor que sabemos que conocemos pero no reconocemos por qué. Como cuando vemos a alguien y pensamos “yo a ti te conozco …pero de qué?” , si prestamos atención al camino que nos dibujan los olores conocidos podemos llegar  a recuerdos que estaban enterrados en  nuestro mundo subconsciente y que nos ayuden a conocernos mejor.

Vamos a definir la acción de invitar, según la RAE

 

1.  Llamar a alguien para un convite  o para asistir a algún acto.invitacion_boda

2. Pagar el gasto que haga o haya hecho otra persona, por gentileza hacia ella.

3. Incitar, estimular a alguien a algo.

4. Instar cortésmente a alguien para que haga algo.

Pongamos que me fijo en la segunda definición…

Hace poco hablaba con una amiga sobre la posibilidad de asistir a una boda y a su convite correspondiente a la que me han invitado  sin aportar ningún regalo físico o en cuenta corriente , ya que lo que pone en la tarjeta y lo que me han dicho los novios  es que estoy “invitada” tanto a la ceremonia como al cóctel posterior.

¿Cuáles serían las consecuencias de confirmar mi asistencia sin ofrecer nada a cambio?Además de las correspondientes y sangrantes críticas de toda la familia, ¿me quitarían el plato de la mesa? ¿me echarían del comedor?o me encontraría un embargo en mi cuenta corriente?

Cuando ofrecemos algo ( una comida, un espectáculo ,etc) a cambio de otra cosa ( dinero, un servicio,..) hablamos de una compra, contratación o trueque de servicios; no es entonces una invitación . Éste es el análisis  racional. Todo lo que está fuera de ahí es pura convención social ,  expectativas que nos creamos nosotros/as solitos/as, sin ninguna base real , pero muy arraigadas en nuestro comportamiento . ¿Hasta qué punto nos condicionan?¿Cuándo ha empezado a costarme diferenciar lo que hago porque me apetece a mí de aquello que sé que es lo que los demás esperan de mí?

Esto no sólo afecta a acontecimientos sociales como bodas, bautizos ,cumpleaños,… que se pueden acabar convirtiendo en transacciones de bienes y servicios, sino también a cómo reaccionamos al ver que no nos devuelven un favor o que no nos han dejado propina.

Las expectativas que tenemos sobre las cosas dependen de las creencias que hemos aprendido sobre lo que nos rodea ( la amistad, el dinero, la felicidad,…) independientemente de que éstas tengan sentido o no.

A veces para sentirnos un poquito más en equilibrio necesitamos des-aprender  algunas cosasdejar de esperar  lo que queremos que ocurra. Y acostumbrarnos o a pedirlo o a hacer  que se haga realidad. Por si acaso , yo no espero que esta entrada te guste 😉