Entramos en la época típica de vacaciones. Si bien la falta de tiempo para el ocio puede generar riesgo para la salud mental , el exceso de éste puede conllevar riesgos si no se organiza bien.  Sobretodo cuando pasamos de tener el día absolutamente estructurado a vernos con el día completamente vacío por delante y no nos hemos preparado adecuadamente para ello.

En función de la edad , el escesivo ocio tiene unos riesgos  y  tenemos que abordarlo de forma diferente . En este espacio aportamos algunas ideas para sacarle al ocio el máximo aprovechamiento personal y social , pensando en niños/as, adolescentes o personas adultas.

 

 

Espacio Abierto (5)

Pienso que frente a la injusticia de aprovecharse de otras personas está la necesidad de éstas últimas de hacerse oír.

Nos han educado confundiendo a ofensa con la defensa. Y aunque las palabras se parezcan, representan conceptos muy diferentes. Pensamos muchas veces que las personas que saben defenderse son aquellas que muestran mal carácter, insultan o chillan mucho ( “¡que no se metan conmigo ,que con la mala leche que tengo…!”). O que el que golpea antes golpea dos veces…. O que la mejor defensa es un buen ataque. Y nada más lejos de la realidad: precipatarse o atacar con la forma más que con el contenido se puede volver en nuestra contra y volvernos más fácilmente manipulables.

De otro lado, hay una resistencia para defender los propios derechos: por no resultar “bordes”o desagradables, porque “total para qué…”, “no vale la pena,… ” con lo que podemos tragarnos el abuso y aunque intentemos negarlo la rabia y la insatisfacción nos devoran por dentro.

 

Cuando las personas acaban sintiendo que no pueden hacer nada para evitar o frenar el abuso de poder o la manipulación disfrazada de las más sofisticadas formas(  falso victimismo, culpabilizar a otros, datos económicos o médicos que saben que no vas a entender) decimos que se encuentran en situación de indefensión.firma_foto

Los blancos fáciles son los /as más vulnerables: niños/as, personas mayores, personas de escasa cultura, o con algún tipo de discapacidad que les dificulte  diferenciar sus intereses y los de los demás… o bien cualquiera de nosotros en una situación personal o emocional determinada o faltos  de recursos o de información.

En la época que estamos viviendo en que somos víctimas y  testigos de abusos sociales, ecónomicos, morales,…no sólo es importante defender a estas personas, sino también ayudarles a que aprendan definitivamente : cuándo pueden estar siendo abusados o manipulados, dónde están los límites , qué pueden hacer para defenderse , cuándo necesitan ayuda y en ese caso a quién pueden recurrir.

La fuerza y la paz que recibimos cuando denunciamos un abuso es mayor a la posible humillación de reconocer que se han aprovechado de nosotros y “lo hemos permitido” ( porque realmente no podíamos hacer mucho…). Para que , si nos toca ser víctimas, al menos seamos víctimas  con dignidad.

 

La compañera Inmaculada Ponce entrevista al psicólogo y coach Juan Carlos Castro y ambos nos explican los objetivos y el alcance del curso Creando Nuestro Porvenir , que tendrá lugar en los próximos días en Las Palmas de GC

Espacio Abierto Con Inma Ponce (1)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El sábado entré a una tienda para comprarme una camiseta.

Me considero una persona de complexión media, bastante habitual .  Y la camiseta que me gustaba no me entraba. Cuando pregunté a la dependienta si tenía más tallas me dijo que no, que era “talla única”. He observado últimamente que hay bastante prendas de talla única.

T-shirt_(HotPink).svg

Me pregunto cómo se sentiría una persona mínimente insegura si le dicen que no es válida para la única talla que venden de un artículo. Parece una tontería , pero el mensaje de la talla única puede recibirse como : ” ésta es la talla única, verdadera. Si no te sirve esta talla no eres persona válida, porque a todas las personas debería servirle. Por eso no hay más tallas “. Estaríamos dando por hecho que lo “normal”  se correspondería con una única talla, una única medida . Todas las personas a las que no les sirva ésta, quedan excluidos/as, rechazados/as. Con lo cual pueden necesitar un esfuerzo extra respecto de los demás para superar su inseguridad y no crearse una imagen personal permanentemente negativa.

Ya no sólo las personas que visten con tallas por encima o por debajo de un rango habitual pueden sentirse discriminadas,sino que somos capaces de estrecharlo hasta llegar a una única posibilidad , un único molde.

Se ha luchado mucho para que el derecho a la diversidad quede reflejado en todos los escenarios sociales, no solamente en la imagen física. Pero hay muchas opciones que se siguen dando por hecho, como si fueran universales, cuando sólo son una opción más entre muchas. Sé que es una cuestión de educación. Inconscientemente, cuando vemos a una persona damos por hecho que es heterosexual, tiene ( o ha tenido ) un padre y una madre, y que cuenta por ejemplo con todos los órganos en  su cuerpo.

Recordemos que cualquiera de nosotros/as puede sentir que se queda fuera en cualquier momento, todo depende del criterio que utilicemos caprichosamente como “único” o “normal”.

Desde esta entrada animo a las marcas a que prescindan de la talla única, porque obviamente es imposible que una única talla sirva para todas las personas. Si no pueden fabricar para abarcar un mínimo de tallas , que no fabriquen esa prenda. Que no intenten tomarnos el pelo.

Me gustaría saber si soy la única que piensa así. Reflexionen sobre cuántos pequeños detalles nos encontramos en la vida diaria que nos presionan para que no nos mostremos como diferentes, cuando lo que nos hace diferentes también nos hace auténticos y especiales.

El estrés es una respuesta de alerta del organismo ante un posible peligro o amenaza. El cuerpo automáticamente se prepara mediante la liberación de hormonas para responder con una agresión o afrontamiento o una huida .

El estrés implica un sobreesfuerzo para el  organismo  programado para un corto periodo de tiempo.  Si mantenemos este estado de sobreesfuerzo más allá , porque no conseguimos los recursos necesarios , el cuerpo y la mente comienzan a agotarse .

En esta entrevista  identificamos  las señales de estrés en nuestro funcionamiento corporal y psicológico y las claves para actuar de cara a  prevenir que nuestra salud se vea comprometida.

 

Espacio Abierto Con Ada Prieto (2)

Cada vez quedan menos placeres en la vida tan baratos y deliciosos como abrir los ojos y poder seguir durmiendo…. Un día de los que no hay que madrugar, sea sábado, domingo , festivo o lo que sea.

El otro día esuché por la radio a un neurólogo español que decía que cuando dormimos, llega un momento en que dejamos de ser nosotros mismos. Es decir, llegamos a un nivel de inconsciencia en el que se diluye la propia identidad porque las conexiones cerebrales responsables están inactivas

De Carabaas, visto en  http://carabaas.livejournal.com/

De Carabaas, visto en
http://carabaas.livejournal.com/

. Hace falta muchísimo entrenamiento para llegar a un estado de relajación y calma de la mente que no sea la que precede al sueño.

El sueño ,no como necesidad fisiológica, sino como experiencia y actividad ( o inactividad ) humana refleja ambién nuestro carácter y estilo de vida, como el comer , la forma de moverse o de vestirnos. Hay personas que necesitan adoptar posturas y orientaciones corporales  concretas para conciliar el sueño , una intensidad de luz o de oscuridad, tener o no la ventana abierta,.. , según un estudio de 2003 de Chris Idzikowski, director del Servicio de Evaluación del Sueño de Londres  , las personas que adoptan posición fetal, por ejemplo son fuertes en apariencia pero sensibles en el fondo. Suelen ser tímidos cuando conocen a alguien pero enseguida se relajan. Y quienes adoptan la postura “tronco”  (duermen acostados sobre uno de los lados, con los brazos a lo largo del cuerpo) son fáciles de llevar, gente sociales a la que le gusta formar parte del grupo y que confía con facilidad en desconocidos.

Por otro lado el sueño no significa lo mismo para nosotros siempre: no es igual aquél sueño cálido que entra poco a poco en forma de siesta , acariciándonos, bajo suaves rayos de sol… que el que aparece cuando caemos rendidos después de un día intenso. En el primer caso el sueño es un placer, un capricho del que podríamos realmente prescindir. En el segundo nuestro  destino inequívoco .

Yo me siento feliz cuando recuerdo que al día siguiente no tengo que madrugar. Y también a veces madrugar me resulta casi insoportable. Pero también reconozco que esa “angustia” se compensa cuando al pasar el día sientes que lo has aprovechado, que has disfrutado de más horas siendo tú mismo/a , presente en el mundo.

Hay determinados ratitos de sueño que son un auténtico lujo,  y me gusta atesorarlos, reservarlos como premio de vez en cuando, sólo las cosas nos siguen resultando apetecibles cuando somos capaces de dosificarlas.