Quisiera compartir con ustedes una de las mayores experiencias de mi vida y que ha supuesto un antes y un después a todos los niveles.

Todo comenzó cuando me invitaron a una conferencia a la que no pude decir NO por el entusiasmo y cariño con el que me hicieron la invitación. Llegamos a la charla y nos encontramos ya con un ambiente distinto e impactante a lo acostumbrado en este tipo de ambientes. Lo primero que vi fue una gran sonrisa dibujada, que como mínimo te llama la atención; Me senté para escuchar, pero no había terminado de sentarme cuando el conferenciante nos puso música y nos invitó a bailar por parejas y así lo hicimos. Como ven, fue una charla atípica, sonrisas, baile e impacto en las palabras de Juan Carlos Castro Cuadrado.

Tanto impacto causó en mí sus palabras que aunque con reticencias asistí a un seminario que impartía un par de días más tarde. Cuando llegamos, a las 9 de la mañana, el profesor nos aseguró que al terminar (hacia la 1 de la madrugada, y no exagero) que seríamos capaces de romper una tabla de madera con la mano (al más puro estil karateka), que caminaríamos sobre cristales rotos y que partiríamos una flecha con el esternón, y todo con el más puro e intenso entrenamiento mental.

(más…)

La otra noche en una cena se revolvía el chisme de un conocido que había metido a  a su mujer en un problema poco después de casarse con ella. Todos se sorprendieron mucho por la noticia menos una de las personas (vamos a llamarle Luis) que también se mostraba desconcertada pero no por lo sucedido, sino por lo clara de su intuición : “Nunca me dio buena espina ese tipo…”. ¿Cuántas veces hemos pensado esto?Al margen de las veces que la gente lo usa para hacerse notar, hay una sensación más corporal, íntima que nos dice que algo va o no va salir bien ( muchas veces en este último sentido)sin tener ninguna pista razonable.

La intuición se basa en eso: algo se revuelve por dentro y chilla para que tiremos en una dirección u otra. Estamos continuamente recibiendo información y desde varios canales simultáneamente ( al menos cinco). Todo no puede hacerse consciente porque nos volveríamos locos, así que seleccionamos una parte que es la empleamos para tomar decisiones . Sin embargo , hay una percepción de las de abajo del todo que lucha por avisarnos, por protegernos de algo. Se activa por una simple mirada, un gesto, un detalle,una palabra.

Ahora dicen que tenemos que emplear nuestra intuición. “Educarla”. Pero eso da un poco de yuyu no?Estamos acostumbrados/as a aprender de  lo que podemos ver o de lo que nos podemos dar cuenta.  Y para nosotros lo normal es controlar cómo llegamos a nuestras conclusiones o cuál el proceso que hemos recorrido para tomar una decisión. Por eso Luis se sintió sorprendido en esa cena, nunca creyó que su intuición diera en el clavo antes que él.

Pero a lo mejor dejando salir un poco de vez de en cuando a nuestro yo emocional e irracional podemos estar un poquito más cerca de nosotros/as  mismos y de la realidad completa . O al menos de otra forma…

Para quien le interese, según  el profesor Hogarth, autor del libro  Educar la Intuición , hay que:

1) seleccionar y crear deliberadamente nuestro entorno: rodearte de buenos profesionales de tu mismo sector por ejemplo

2)reconocer las emociones y utilizarlas como fuentes de información que pueden contener aquellos conocimientos que no pueden expresarse con palabras

3)explorar conexiones entre elementos: encontrar parecidos entre situaciones diferentes para conseguir conclusiones mas imaginativas

¿Les ha parecido recordar algo  este post?Algo me dice que sí.

“Soy de Gran Canaria.  Mi capital es Las Palmas de Gran Canaria y mi aeropuerto es el Aeropuerto de Gran Canaria”. Estoy copiando textualmente de un papel que me dieron en la calle el sábado por la  mañana. Las personas de lo repartían era parte de un grupo vestido con ropas típicas canarias y cantando y tocando música afín.Pero además con pancartas y actitud de manifestación.

El mensaje de la hoja como comprobarán es bastante obvio , teniendo en cuenta dónde nos encontramos. Ahora estoy pensando de dónde viene la necesidad de confirmarlo o de reivindicarlo,como lo quieran ver ustedes.

Puede que se deba ante la común confusión léxica entre isla-provincia-ciudad o realmente exista una necesidad de diferenciar la identidad cultural de la isla frente a : otras islas/archipiélagos/provincias/resto del país.

No hay que olvidar que la cultura no es sólo una forma de hablar, una zona geográfica , un plato de comida o un folclore. Ser del Sur o del Norte , de una isla o de una zona interior, de Oriente o de Occidente ,… condiciona mucho más de lo que somos capaces de darnos cuenta nuestra forma de entender la vida o de acercarnos a los demás. Esta detrás de cada decisión que tomamos , de cada opinión que tenemos de las cosas. Si procediéramos de una cultura diferente, todo cambiaría. Las personas que viven en países cálidos se acercan físicamente más a los demás para hablar con ellos . Aquellos  que han crecido en zonas de mayor tránsito , abiertas al turismo, se parecen menos  entre sí que personas que viven en núcleos más aislados. Y la religión cala más fuerte en los valores de las personas que han crecido en esas zonas. Es  más probable que un hombre o una mujer gitanos se sientan preparados para casarse antes que cumplir los 18 años que personas que se crían fuera de esos grupos culturales.

Nos guste  o no, o por mucho que digamos eso de “yo soy muy poco canario/a” o “yo soy muy poco andaluz”, hemos absorbido por ejemplo de nuestros padres  una serie de valores y actitudes hacia el mundo que a su vez éstos captaron de los suyos y así sucesivamente, y esto ocurre alrededor de unas circunstancias históricas, religiosas, climatológicas y económicas concretas.

La identidad cultural es parte de la identidad personal. Me imagino los pensamientos que rondaban esa mañana en las cabezas de los manifestantes : Si no tengo muy claro de dónde vengo, tampoco estoy muy segura/o  de quién soy. Y si siento que mi grupo o mi “pueblo” se olvida de dónde vienen , tampoco tengo claro dónde está mi sitio.


Voy  a reconocerlo sin pudor: ayer me colé en una casa ajena (  y tengo testigos ). Caminaba por el barrio de Vegueta (Gran  Canaria) el domingo. Al ser un casco histórico, está llena de casas enormes y antiguas con un patio interior suntuoso y hasta fuentes,… Y esta vez por lo que fuera la puerta ( gran puerta) estaba abierta.
Cuando me di cuenta estaba junto a la fuente, Quería devorar con la vista todo lo posible porque presentía que tenía poco tiempo. Alguien bajaba las escaleras. Y como se trata de una casa toda de madera, todos sus tablones retumbaban por igual por lo que no sabía de dónde venía el sonido. Así que no sabía hacia dónde mirar y sólo habían dos opciones : quedarme allí y pensar algo qué decir a la persona desconocida ( “desconocida “fuera de su casa, claro ) o salir corriendo. Mientras tanto el corazón se me salía por la boca, sudaba sin tino y casi temblaba en una situación tan tremendamente estimulante.
Se dice que esto es “sentirse vivo” : la risa, el sexo,tirarse de un puente o en paracaídas , el riesgo,… los tenemos para estimularnos,para segregar la famosa adrenalina , una hormona que se produce en la glándula suprarrenal ( esto es , unas bolsitas por encima de los riñones )y que  hace  que de forma inmediata se nos abran los bronquios, el corazón bombee mucho más fuerte y los músculos se contraigan. Todo lo necesario para tan sólo dos respuestas posibles en una situación límite : enfrentarnos a alguien/algo o huir. Ambas cosas lo más rápido posible.
Y a nivel psicológico lo vivimos como mezclas de dolor/miedo y placer/diversión. Es el mismo efecto que se consigue con ciertas drogas estimulantes. Y algunos/as se enganchan .¿Será también una droga?

Lo que está claro es que nadie le deja indiferente el subidón 😉

¿Buscas una manera fácil y tranquila de cuidar tu corazón? El Tai chi tiene lo que necesitas: este ejercicio milenario fortalecería los vasos sanguíneos, por lo que mejoraría la circulación y evitaría diversos problemas cardiovasculares como hipertensión o infarto.El Tai chi, un antiguo arte marcial chino, sería útil para proteger el corazón y fortalecer los músculos en la edad avanzada, según un estudio publicado en el European Journal of Preventive Cardiology.Los investigadores observaron que quienes habían practicado Tai chi tenían una circulación 44 por ciento mejor. De acuerdo con el Dr. Tsang, “Esta mejoría, ayudaría reducir el riesgo de hipertensión, arteriosclerosis, infarto y ataque cerebral, enfermedades comunes en la edad avanzada”.

Hoy me he sorprendido a mí misma. Estaba utilizando el ordenador, en un momento dado me he levantado y cuando he vuelto y me he sentado dispuesta a continuar.. no sabía por dónde. Tenía abierta la página de facebook, un chat de gmail y un artículo  que estaba leyendo. Reconocía que ese artículo lo había estado leyendo , pero no era capaz de recordar en qué parte me había quedado,qué texto había leido ya y cuál no…

Me estoy dando de cuenta de que tenemos tanta información alrededor, y queremos engullir tanta a la vez que nos cuesta concentrarnos en por ejemplo, extraer la esencia de un solo texto. Preferimos leer varias cosas aunque-sea-por-encima y esto lo acabamos pensando casi todos los momentos en que vamos a leer algo.

Leer tan rápido en la web no sería posible sin la Lectura Diagonal: . Según Wikipedia, “En lectura diagonal el lector solamente lee los pasajes especiales de un texto, como títulos, la primer frase de un párrafo, palabras acentuados tipográficamente (negrito, cursivo), párrafos importantes (resumen, conclusión) y conclusiones («por eso») Se llama lectura diagonal porque la mirada se mueve rápidamente de la esquina de izquierda y arriba a la esquina de derecha y abajo. De ese modo es posible leer un texto muy rápido a expensas de detalles y comprensión del estilo. Esta técnica es usada especialmente al leer páginas web  (…).” De hecho muchas páginas están preparadas para una lectura diagonal.

A mí la lectura diagonal me permite leer , revisar  , mucha información en poco tiempo y , como exige aplicar poca atención, muchas veces puedes hacer de forma casi simultánea  otras tareas ( chatear, consultar el extracto de la cuenta bancaria,etc) . Eso sí, cuando acostumbrada a leer así tengo que enfrentarme  a un texto sin estos formatos,  dentro o fuera de la web y sin permitirme distracciones  tengo que reconocer que me cuesta más trabajo que antes

  Dicen que nuestros hábitos de lectura están cambiando. La lectura es        menos reflexiva y pausada, más visual, parece que la información entra    sola, no hay que buscarla. Si no piensen en los anuncios publicitarios de Internet, que algunos casi invaden la pantalla…

¿Y tú?¿ Cuántas páginas a parte de ésta tienes abiertas en tu navegador?    Cuánto has tardado en leer este post?Cuánto crees que recordarás   mañana?